CROQUETAS DE JAMON


 Quizá las croquetas sea el pincho por decreto de la cocina de «reciclaje». Hay un montón de recetas, con más o menos ingredientes. Pueden ser redondas, alargadas o con formas irregulares. Pero hay una característica que a mi entender deben tener todas ellas en común. Crujientes por fuera, cremosas por dentro y el sabor.

Esta receta consigue esas tres condiciones, que, aunque es siempre desde mi punto de vista, seguro que os gustan.

Saludos mis comilones.



Necesitamos

1 vaso (tipo Nocilla) de nata de cocinar
Medio vaso de leche
Dos cucharadas soperas de harina
25 gr de mantequilla
1 tomate
1 ajetes
Pimentón dulce
Nuez moscada
Aceite de oliva
Jamón o los restos de jamón que no nos guste usar en otros platos.
1 Huevo
Pan rallado

Así lo hacemos

Ponemos en una sartén aceite de oliva Para sofreír el tomate  cortado en cuatro trozos y el ajete, lo haremos a fuego medio para que no se queme. Un poco antes de que se deshagan del todo los trozos de tomate echamos dos cucharaditas de café de pimentón dulce y un trozo de jamón o de la grasilla del jamón. 


 Lo removemos hasta que el jamón se tueste un poquito y retiramos del fuego. Quitamos los restos de la sartén y los ponemos en la picadora con el jamón que vamos a usar para las croquetas ( 50 gr debería ser suficiente) lo Picamos todo y reservamos.

En otra sartén echamos una cucharada sopera del aceite frito anteriormente y derretimos en él la mantequilla, cuando esté líquida se le incorpora poco a poco la harina ( la próxima receta de croquetas usare harina de castañas) seguidamente incorporamos la nata, poco a poco, deshaciendo los grumos y después la leche, removiendo continuamente. Ponemos la Nuez moscada y una pizca de sal y mezclamos. Unimos lo que teníamos reservado en la picadora y ligamos todo.

Lo retiramos de la sartén en platos o fuentes en los que estiramos bien la masa, dejándola lo más fina posible. Enfriar a temperatura ambiente y después dejar en la nevera ( si es hasta el día siguiente conseguiremos mayor consistencia en la masa).

Para freír las croquetas haremos unas bolas ( el tamaño al gusto de cada uno) y rebozamos en pan rayado, huevo y pan rayado, en ese orden para conseguir un rebozado fuerte y crujiente. Las doramos en la sartén o freidora y las ponemos en un papel de cocina para escurrir el aceite.



















Que aproveche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.