MARUJA LIMON

Me prometí a mi mismo no escribir sobre Maruja Limón, de sobra conocido en nuestra ciudad, pero como las promesas se las lleva el viento y la experiencia ha superado las expectativas me veo en la necesidad de hablar de ello.


Es complicado hablar de sensaciones, describir sabores o situaciones que si no se viven puede que pierdan la gracia y con la presión añadida de no darle  muchas vueltas y que pasen los días y con ellos el buen sabor de boca.

Quise hacer este Post a modo de cuento, algo de ficción, que hablase del mar, de olores de barcos faenando, del verano, el color del sol y el sabor del Atlántico. O de como ciertos sabores te transportan a otro lugar e incluso a otra época de tu vida. Pero creo que lo mejor será describir fielmente la experiencia en una realidad que, al fin y al cabo, deja de existir cuando vives unas sensaciones tan intensas.
Elegimos el menú Maruja Limón (largo) que lo forman dos entrantes, cinco platos y dos postres.

Una ensalada crujiente de bacalao con un gusto a mar acentuado que contrasta con una navaja con un fuerte sabor a cítricos.

Podemos pensar que las salsas o espumas con sabores intensos pueden ( en realidad lo hacen) tapar el sabor real del producto, pero cuando los sabores de las dos cosas se unen descubrimos una nueva sensación que sorprende.



Jurel a la llama y jugo de sus espinas. Sabor a ahumado que recuerda las romerías en las que predomina el olor a leña y sardina asada. Una intensidad que será difícil olvidar en mucho tiempo.

Vieira con pilpil de pimientos de padrón. 
Impresiona la salsa por el sabor tan exacto a estos pimientos, y, como unos pican y otros no, la salsa tiene un ligero picor que resulta agradable.



Huevo frito de otra manera, crema de trufa blanca y gambón. Un plato divertido que sigue la misma línea de combinar sabores pero sin que desentonen.

Lubina asada con falsa meuniere y toques cítricos. Fabuloso pescado con ese toque intenso a cítricos, sobre todo lima.

A estas alturas del menú nos dimos cuenta de que la creatividad del Maruja Limón no reside en impresionar a la vista sino al gusto. Matrimonio de sabores es como definiría unos platos limpios de adornos y farándula. Dejando que la imaginación se despliegue con el sabor.


Molleja glaseada. Un punto cárnico a este menú puramente Atlántico.  Casquería, ese ingrediente al que no todos los paladares son capaces de acostumbrarse. A mi me gustó.

En los postres me llama la atención que se repite el helado aunque en contextos diferentes. 


Manzana, apio y queso fresco. Sobre una crema de queso un helado muy refrescante de manzana verde y apio.

Café, cacao y canela. Crema de café con unas migas de chocolate y helado . Un postre que podríamos catalogarlo como un café distinto.

Cualquier día puede convertirse en especial disfrutando de una experiencia Maruja Limón.
Un saludo mis comilones.







Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *